Trastornos digestivos

LOS GASES EN LOS BEBÉS SON MOTIVO DE ALARMA PARA MUCHOS PAPIS, SOBRE TODO PARA LOS PRIMERIZOS. SI EL PEQUEÑO NO CONSIGUE EXPULSARLOS, SUFRIRÁ LOS TEMIDOS CÓLICOS DEL LACTANTE QUE, AUNQUE NO HAY EVIDENCIA CIENTÍFICA, PARECE SER QUE SE DEBEN A UN SISTEMA DIGESTIVO INMADURO.

 

MÁS FRECUENTES AL ATARDECER

Muchos padres se preguntan si el cólico del lactante se produce por una acumulación de gases, debido al sistema digestivo inmaduro del bebé. Y entonces, ¿por qué aproximadamente el noventa por ciento de los casos se dan al atardecer, cuando los bebés comen de ocho a diez veces al día? No tenemos respuesta, pero, sin duda, esto nos indica que los gases no son el único factor a tener en cuenta.

CONSEJOS DE PREVENCIÓN

No todos los bebés sufren cólicos, pero aún así podemos seguir unos sencillos consejos que nos ayudarán a prevenirlos:


• Amamantar al bebé en una posición más vertical hará que los gases suban y sean expulsados.

• Si no es posible la lactancia materna, hay que procurar que el biberón tenga una inclinación que evite la entrada de aire con la succión.

• Ayudar al bebé a eructar después de las tomas, poniéndolo en posición vertical apoyado en nuestro pecho y dándole suaves palmaditas en la espalda.

• Identificar de forma temprana las posibles alergias del bebé y la madre.

QUÉ HACER FRENTE A UN CÓLICO


Es normal que los papás se pongan nerviosos por no saber cómo actuar frente al desesperante estado de irritabilidad de su pequeño, caracterizado por un llanto de gran magnitud. ¿Qué podemos hacer?


• Armarnos de paciencia: cuanto más nerviosos nos pongamos, más nervioso se pondrá también el bebé, no logrará relajarse y tendrá más dolor.


• Crear un ambiente tranquilo en la habitación, con luz y música suaves.


• Podemos poner una toallita mojada con agua templada sobre la barriguita del bebé, retirarla y aplicar la pomada de Schüssler Magnesium phosphoricum, dando un suave masaje circular. Le ayudará a relajarse y a expulsar los gases.


• Hacer la bicicleta con las piernas del pequeño, flexionándolas hacia el abdomen y estirándolas.

 • Poner al bebé boca abajo sobre nuestro brazo y mecerlo en esta posición.

LA HOMEOPATÍA Y EL CÓLICO DEL LACTANTE


En homeopatía las sustancias empleadas son diluidas y dinamizadas, confiriéndoles así sus propiedades curativas. El hecho de que las concentraciones sean tan pequeñas hace de los medicamentos homeopáticos unos fármacos con niveles óptimos de seguridad, especialmente atractivos en pediatría. Dada la alta sensibilidad del organismo de los niños, el uso de medicamentos homeopáticos ofrece una solución integral para estimular al organismo en su autocuración y desarrollar sus propias vías de defensa, sin presentar los efectos secundarios que producen otros fármacos. Los productos homeopáticos indicados para el cólico del lactante ayudarán a nuestro bebé a encontrarse mucho mejor.

 

 
 

Ediciones Semanticas, S.L. · Ripolles, 60 · 43008 Tarragona
GPI Software - Internet & Web Solutions

Distribuido por: TAEMSA