Los primeros dientes

 

 

 

 

 

UNO DE LOS CAMBIOS MÁS IMPORTANTES PARA LA MADURACIÓN DEL SISTEMA DIGESTIVO HUMANO ES LA ERUPCIÓN DENTAL. LOS DIENTES DE LECHE SERVIRÁN NO SÓLO PARA MASTICAR, SINO TAMBIÉN PARA HABLAR Y RESERVAR ESPACIO PARA LOS DIENTES DEFINITIVOS.

 

Por Dra. Cristina Amorós Castellví. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Pediatra de Atención Primaria en Valencia.Talleres formativos y educativos en el Centro de yoga Lakshmi en Valencia, especializado en el embarazo y el postparto. 

CRONOLOGÍA DE LA DENTICIÓN PRIMARIA.

La dentición comienza su desarrollo ya en la vida intrauterina (séptima semana de gestación). Es un proceso lento y rítmico. La edad de erupción dental es muy variable: desde el nacimiento, hasta más allá de los 12 meses (máximo admitido dentro de la normalidad son los 3 años); aunque por lo general suele ser a partir de los 4-6 meses, por eso se hace coincidir con la introducción de la fruta (4m) y de la papilla salada (6m).

Los primeros dientes en aparecer son los incisivos (cortan los alimentos), posteriormente aparecen los primeros molares (moler y triturar los alimentos), seguidos de los caninos (desgarrar los alimentos) y finalmente de los segundos molares. Todo ello, siguiendo una cronología adaptativa para masticar cada vez con mayor facilidad y variable, como siempre, según cada niño (a mi hijo, por ejemplo, le salieron antes los colmillos que los incisivos).

La dentición definitiva aparecerá a partir de los 6-7 años. Nuestro bebé, que hasta ahora solo podía comer cosas en pequeños trozos o trituradas, empieza a tener el instinto de masticar y de “romper” los alimentos. Te observa comer, y te pide lo que comes por curiosidad.

Es indispensable crear una relación positiva con los alimentos, que el bebé lo vea como un juego y una posibilidad de entrar en lo divertido que es compartir una comida todos juntos. Por eso, aconsejo que el bebé esté siempre presente en la mesa, que nos vea comer, reír, comunicarnos, disfrutar del hecho social que supone la comida. He comprobado que de esta forma aprenden antes a comer con cubiertos ellos solos por imitación.

SÍNTOMAS ASOCIADOS A LA DENTICIÓN.

Suelen ser variables; desde estar asintomáticos, hasta fiebre (a veces hasta 38ºC), irritabilidad, insomnio, aumento del babeo, inflamación de las encías, mordisqueo (si se le alimenta con lactancia materna las tomas son más frecuentes de lo normal, sobre todo por la noche) y diarrea. También puede asociarse a cuadros virales tras los cuales aparece erupción dental.

¿CÓMO ALIVIAR LOS SÍNTOMAS?

Hace algunos años, antes de estudiar homeopatía, me sentía impotente ya que solo conocía los anestésicos locales tópicos que vendían en las farmacias. Como no soy partidaria de su uso, recomendaba remedios caseros (mordedores fríos, juguetes blanditos, preparados naturales…), pero estos remedios se quedaban cortos en el caso de algunos niños (por ejemplo, mi hijo), que padecían insomnio y llanto inconsolable.

La homeopatía ha abierto para mí muchas posibilidades. La Chamomilla (para dolor, cólera o irritabilidad, síndrome febril asociados con dentición), la Belladonna (para síntomas inflamatorios: encías inflamadas), la Pulsatilla (dolor, inflamación, diarrea, digestión difícil y trastornos del comportamiento), Ferrum phosphoricum (inflamación, sangrado de encías,) y Hepar sulfuris calcareum (previene infección dental, diarrea, trastornos del comportamiento). Todos ellos son remedios homeopáticos cuyos efectos hacen que el bebé esté feliz y que los papás puedan dormir y descansar.

HIGIENE DENTAL

Se recomienda iniciar el cepillado dental desde el nacimiento (gasa húmeda o microcepillos de dedo adaptados). La pasta dental, baja en fluoruros, se utiliza a partir de los 2 años. A partir de los 6 años es recomendable que el niño se cepille solo.

 

 

 

Ediciones Semanticas, S.L. · Ripolles, 60 · 43008 Tarragona
GPI Software - Internet & Web Solutions

Distribuido por: TAEMSA