Homeopatía: un buen aliado frente a la alergia
Por el Dr. Felip Ramis. Clínica Harmonía - Palma de Mallorca. Tel. 971771250

EL INCREMENTO DE LOS CASOS DE ALERGIA EN LAS ÚLTIMAS DÉCADAS ES ALARMANTE, YA QUE ESTÁ ALCANZANDO DIMENSIONES EPIDÉMICAS

Entre los alérgenos más frecuentes están los ácaros, pólenes y pelos de animales como perros, gatos y caballos. Desde la medicina homeopática se consideran, además de los alérgenos, otros factores que puedan alterar, predisponer o modificar la respuesta biológica de personas sensibles, y los pacientes alérgicos son todos hipersensibles. El contacto prematuro con sustancias químicas, biológicas (como las vacunas), medicamentosas, alimentarias y electromagnéticas es o puede ser un factor desencadenante.

La aparición de mucosidad debe considerarse como una señal de congestión o saturación del sistema linfático provocado por alimentos mal digeridos y que han atravesado la barrera intestinal. Estos residuos metabólicos mal digeridos van a fijarse en las membranas mucosas. Esto altera su permeabilidad y abre los poros a sustancias en suspensión aérea que actúan como alérgenos y penetran en el organismo; este se defiende a través de los macrófagos o “grandes comedores”, cuya sustancia digestiva es la histamina, que a la vez es una de las que provocan la reacción alérgica; de ahí que en medicina se utilicen los antihistamínicos.

Encontramos pacientes con rinitis, conjuntivitis y bronquitis alérgicas que al suprimir en su dieta total o parcialmente los productos lácteos (se les recomienda leche de avena, mucho más saludable) mejoran ostensiblemente. Lo ideal es complementar la dieta con Calcárea carbónica, cuyos efectos astringentes o secantes pueden ahorrarnos hasta infecciones que puedan aparecer debido a los mocos.

La rinitis, la laringitis, la sinusitis, la bronquitis, el asma, los eccemas, la urticaria, las alergias oculares y las digestivas responden bien a los medicamentos homeopáticos.

 ¿POR QUÉ ES PREFERIBLE UN TRATAMIENTO HOMEOPÁTICO PARA LAS ALERGIAS?

Aunque los fármacos convencionales tienen una acción momentánea beneficiosa (en casos de crisis alérgicas graves la cortisona y los broncodilatadores son indispensables), cuando se trata de patologías crónicas, los efectos secundarios no tardan en aparecer.

La persona tratada con homeopatía responde mejor al estrés de la vida moderna, sus sistemas de adaptación a los estímulos se equilibran, al igual que sus eliminaciones, ya que se realizarán por vías naturales y no por la piel o las mucosas.

Además de los factores específicos que provocan la alergia, existen los factores inespecíficos, como pueden ser los cambios meteorológicos (por ejemplo: el frío,el sol, la humedad o el calor). Las causas psicológicas nos orientarán a hacer una terapia de familia, además de buscar antecedentes familiares.

CURIOSIDADES

Las enfermedades alérgicas se conocen desde tiempos anteriores a nuestra era. Hipócrates (460-377 a. C.) ya describió los síntomas del asma. En el Renacimiento se deja constancia de la rinitis alérgica (Botello, 1565), aunque no fue hasta el año 1874 cuando Blackkey demostró el papel esencial de las gramíneas en la rinitis alérgica. En 1906, von Pirquet acuñó el vocablo “alergia”, que significa “otra forma de relacionar".

Ediciones Semanticas, S.L. · Ripolles, 60 · 43008 Tarragona
GPI Software - Internet & Web Solutions

Distribuido por: TAEMSA