El tratamiento de la tos para toda la famia

LA TOS ES UNA FORMA IMPORTANTE DE MANTENER LA GARGANTA Y LAS VÍAS RESPIRATORIAS DESPEJADAS, SIENDO UNO DE LOS MOTIVOS MÁS FRECUENTES DE CONSULTAS MÉDICAS Y FARMACÉUTICAS, SOBRE TODO EN PEDIATRÍA.

Por Fernando Hidalgo Zarco. Licenciado en farmacia

No es una enfermedad por sí misma, sino un síntoma que acompaña a un gran número de patologías, muchas veces como signo indicativo de las afecciones y en otras como componente de la enfermedad.

LA TOS PUEDE SER CLASIFI- CADA DE DIVERSAS FORMAS:

Tos aguda: es la que se asocia normalmente a infecciones del tracto respiratorio, ya sean de origen vírico o bacteriano. Salvo excepciones graves, suele ser de naturaleza benigna y auto limitante, por lo que, teóricamente, no precisaría atención médica.


Tos crónica: es aquella que se mantiene de forma continuada durante periodos superiores a 2 ó 3 semanas. Aun- que puede deberse a multitud de patologías diferentes, las tres causas más comunes son: asma, el reflujo gastroesofágico y otras alteraciones del sistema digestivo superior; y los procesos crónicos de rinitis y sinusitis. Obviamente, la mejor solución para este tipo de tos es eliminar o evitar la enfermedad o causa subyacente de la misma.

Tos seca: es aquella que no se asocia a la eliminación del contenido mucoso de las vías respiratorias, el esputo o flema. Es sumamente irritante y se debería intentar suprimir o transformar en tos productiva.

Tos productiva: va aso- ciada a la eliminación de abundante mucosidad y expectoración, asociándose normalmente a infecciones de las vías respiratorias. El drenaje eficaz del exceso de mucosidad asociado a la infección es positivo para la evolución favorable de la misma, por lo que no se habría de suprimir este tipo de tos.

No hemos de olvidar que la función de la tos es meramente defensiva. Por este motivo hemos de tratar combatir la causa, no el efecto. No obstante, debemos tratarla sobre todo para tratar la incomodidad que conlleva (que pueden ser alteraciones como insomnio, dolor torácico, irritación bronquial, nerviosismo como por ejemplo en niños). Desde el punto de vista farmacológico, disponemos de dos gran- des grupos de fármacos para el tratamiento sintomático de la tos: los antitusivos, cuya finalidad es la supresión de los accesos de tos, o al menos la frecuencia e intensidad de los mismos; y el grupo de los mucolíticos y expectorantes, cuya finalidad es la transformación de una tos seca, irritante, no productiva, en una tos productiva con abundante expectoración. Todos estos fármacos como la codeína, dextrometorfano, antihistamínicos, yoduro potásico y la guaifenesina, etc... presentan a menudo efectos secundarios frecuentes como alteraciones del sistema nervioso central, dependencia, nerviosismo, etc, por lo que su uso en niños menores de 6 años no está indicado de forma habitual. Ante este dilema, el empleo de medicamentos homeopáticos es cada vez más alto en pediatría, más aún cuando se tratan de medicamentos sin efectos secundarios y a su vez rápidos, eficaces y seguros, por lo que su empleo en el tratamiento de la tos en niños está especialmente recomen- dado.

En concreto, el uso de jarabes homeopáticos es el más común, ya que los componentes que contienen sus fórmulas permiten calmar la tos seca, y su acción mucolítica y expectorante, permite ser un alivio para la tos productiva. Ad más, su agradable sabor se combina con una acción se- gura (ya que no presenta efectos secundarios ni reacciones adversas) y eficaz, por lo que su empleo en niños es idóneo, lo que no quiere decir que no sea un magnifico aliado contra la tos para toda la familia, ya que lo pueden tomar adultos, polimedicados, embarazadas, etc...

 

Ediciones Semanticas, S.L. · Ripolles, 60 · 43008 Tarragona
GPI Software - Internet & Web Solutions

Distribuido por: TAEMSA