Perlas que dan la vida

 

 

 

Por Carmen Salgado Sánchez, Licenciada en Farmacia.

Experta Universitaria en Naturopatía.

Herbarum Natura www.herbarumnatura.com

El cuerpo humano normalmente alberga varios cientos de especies de microorganismos que conviven con nosotros sin causar daño, sino al contrario, aportándonos numerosos beneficios. A estos microorganismos se les denomina “flora”. El término “flora” se debe a que la gran mayoría de los microorganismos aislados de nuestro cuerpo son bacterias.

Nuestra flora cambia constantemente en función de nuestros hábitos alimentarios, existiendo una variabilidad en cada época del año y en cada persona.

Estas bacterias beneficiosas se encuentran en aquellas partes del cuerpo expuestas al medio ambiente o que comunican con él como piel, nariz y boca, intestino y tracto urogenital, mientras que los órganos y tejidos internos son habitualmente estériles.

FUNCIONES DE LA FLORA

Las funciones de nuestras bacterias son numerosas, destacando:

En la nutrición y metabolismo humano. Se sabe que la flora intestinal del hombre juega un papel en la nutrición y metabolismo, estudios científicos han demostrado que tienen una función en el control de las hormonas sexuales y de las sales biliares. Actúan por tanto apoyando al metabolismo del hígado.

Estimulación inmune. Nuestra flora intestinal es capaz de formar inmunoglobulinas, concretamente de la clase A. Estas son sustancias que nos protegen frente a la posible invasión de microorganismos patógenos.

Eliminación de invasores. En algunos sitios del cuerpo, la flora habitual se encarga de mantener el nicho ecológico ocupado, impidiendo de esta manera la colonización por parte de otras bacterias. Además, algunas de estas bacterias son capaces de producir sustancias que inhiben el desarrollo de otras que tratan de colonizar, a través de la producción de antibióticos o proteínas letales, llamadas bacteriocinas.

REQUISITOS PARA SU EFECTIVIDAD

Actualmente, en el mercado existen muchos productos probióticos, pero no todos son iguales. Para elegir adecuadamente y poder aportar todos los beneficios de la flora hay que tener muy en cuenta:

1. La composición de los complementos probióticos: Es importante saber que dependiendo de los tipos de bacterias que lleven las cápsulas estarán más indicadas en unos desequilibrios u otros. De ahí que elegir un laboratorio que haya trabajado adecuadamente la composición del probiótico es importante para tener el efecto deseado.

2. La forma en que vienen los probióticos: Para que sean eficaces, las bacterias deben llegar al intestino ya que si no es así no se podría producir su efecto. Para ello deben venir protegidas por recubrimientos que permitan pasar a través de fluidos gástricos sin sufrir daños. Sin esta protección las bacterias serían eliminadas por los ácidos del estómago por lo que el producto no nos ayudaría en nada. Así, hay que buscar productos cuyo método de encapsulación asegure que prácticamente la totalidad de las bacterias se mantienen intactas cuando llegan al intestino.

LOS PROBIÓTICOS SON RECOMENDADOS EN:

• METEORISMO, GASES, HINCHAZÓN, ESTREÑIMIENTO.

• APOYO EN LA MEJORA DE LA DIGESTIÓN.

• DESPUÉS DE TOMA DE ANTIBIÓTICOS.

• DIARREA DEL VIAJERO.

• INCREMENTO DE LA PROTECCIÓN INMUNOLÓGICA.

Ediciones Semanticas, S.L. · Ripolles, 60 · 43008 Tarragona
GPI Software - Internet & Web Solutions

Distribuido por: TAEMSA