Que la congestión nasal no te pare

Encontramos muchos productos en el mercado que pueden ayudar a aliviar la congestión; descongestionantes, antihistamínicos, aerosoles nasales, etc. Pero, muchas veces, las soluciones más seguras y naturales son las más provechosas para conseguir respirar mejor.

¿QUÉ ES?

La congestión nasal es una obstrucción de las vías respiratorias debido a la hinchazón e inflamación de las membranas que cubren el interior de la nariz. Se puede originar por varios motivos, como por ejemplo un resfriado, alergia o sinusitis. Es un síntoma desagradable que afecta al aparato respiratorio y produce secreción abundante, goteo, ojos llorosos, oídos taponados, dolor de cabeza y sensación de malestar general.

SINTOMATOLOGÍA

La congestión nasal nos impide respirar con normalidad y esto implica no poder conciliar un sueño tranquilo, produciéndose en algunos casos apneas y/o ronquidos. También nos afecta en el momento de hablar, perdemos el gusto de los alimentos y dejamos de practicar actividades físicas porque nos fatigan más de lo normal. Generalmente es causada por una infección viral, las personas con alergias o resfriados crónicos saben muy bien cuál es esta sensación de congestión. También afecta a los niños e incluso a los bebés.

La congestión nasal no es una enfermedad, sino el síntoma. Puede ir desde una molestia leve a una afección más grave para, generalmente acabar desapareciendo casi por si sola, aunque debido a las molestias que produce, todo el mundo desea hacer cualquier cosa para recuperarse lo antes posible o aliviar un poco el problema. Encontramos muchos productos en el mercado que pueden ayudar a aliviar la congestión; descongestionantes, antihistamínicos, aerosoles nasales, etc. Pero, muchas veces, las soluciones más seguras y naturales son las más provechosas para conseguir respirar mejor.

DE LA NATURALEZA PARA LA SALUD

Las personas nos dejamos guiar y aconsejar por la sabiduría popular cuando tenemos trastornos o enfermedades leves. Por ejemplo, cuando sufrimos una congestión nasal preferimos dejar de lado los medicamentos convencionales y prepararnos nuestro propio caldo caliente, beber mucho líquido para facilitar la fluidificación de la congestión, etc.

Entre estas costumbres populares,  la solución por excelencia que desde siempre se ha utilizado en los hogares españoles son las inhalaciones de vapores para abrir las vías respiratorias y facilitar así la respiración. Añadiendo aceites esenciales de pino y eucalipto al agua hirviendo, son muchas las madres que han inundado de un genial y reconfortante olor las habitaciones de sus hijos y les han ayudado a respirar mejor.

PLANTAS QUE NOS CUIDAN

La naturaleza nos ha proporcionado ciertas plantas que son muy beneficiosas para descongestionar de forma natural. El aceite esencial de eucalipto tiene una acción antitusiva, mucolítica, expectorante y antiséptica. Es extraordinariamente efectivo para mejorar catarros de las vías altas respiratorias y como descongestionante nasal. También el aceite de pino tiene propiedades que ayudan a reducir las afecciones del sistema respiratorio, al mismo tiempo que es un gran expectorante y mucolítico. Tampoco deberíamos olvidar la acción descongestionante y antibacteriana del mentol, que alivia la tos y los resfriados. Los vapores de los aceites esenciales se absorben a través de la piel y tienen una acción balsámica que reconforta las vías respiratorias y nos ayudan a respirar.

CREMAS PARA RESPIRAR MEJOR

Además, para apoyar aún más la fase de recuperación, podemos utilizar cremas balsámicas a base de aceites esenciales de eucalipto y pino que, aplicadas en pecho y espalda, reconfortan las vías respiratorias mediante sus vapores medicinales. Siempre es agradable recibir un masaje aunque, como en este caso, sea con finalidades terapéuticas.

TRATAR LAS COSTRAS NASALES

Si la congestión nasal es extremadamente fuerte, se pueden producir pequeñas heridas en las fosas nasales debido a la irritación e incluso a la sequedad de la mucosa. Las molestas costras que pueden aparecer después deben ser tratadas con cuidado. Una pomada nasal a base de los mismos aceites esenciales de pino y mentol nos recuperará la mucosa y nos humedecerá las vías nasales.

A menudo parece que no prestamos toda la atención a las posibilidades que, bien analizadas, estandarizadas y reguladas, nos ofrece la naturaleza. Son recursos sencillos que (bajo una tutela y elaboración de profesionales sanitarios) ofrecen una immensidad de posibilidades. Confía en tu farmacéutico, él puede informarte.

Ediciones Semanticas, S.L. · Ripolles, 60 · 43008 Tarragona
GPI Software - Internet & Web Solutions

Distributed by: TAEMSA