Los dientes de los más pequeños
 

 

 

 

Muchas veces nos olvidamos de la gran importancia que tienen los dientes de los más pequeños de la casa, y es que, aunque sean de leche, tienen una importante misión en la boca de nuestros hijos.  


Cuando es un bebé y todavía no tiene dientes, se le puede limpiar la encía con una gasita húmeda para retirar los excesos de leche. Con la aparición del primer diente el peligro de la caries ya es posible, así que evitaremos que se quede dormido con el biberón lleno de leche o zumo. En este momento ya podemos empezar a limpiar ese diente y los demás que irán viniendo.

Son útiles los cepillos adecuados para esta edad que se venden en farmacias, también existen dedales de látex con unas pequeñas rugosidades que al poder ser insertados en el dedo de la madre son más controlables en un primer momento. No es necesario utilizar pasta de dientes hasta los tres años, edad en la que los niños empiezan a controlar la deglución, basta con mojar el cepillo.

Nuestro hijo empezará pronto a quererse limpiar él mismo sus dientes; es importante dejar que lo intente, una vez haya €nalizado lo repasaremos nosotros. Debe tener su propio cepillo, que será el único que utilice y que cambiaremos cuando se haya deteriorado. El cepillado de dientes no debe convertirse en un castigo, ha de convertirse en algo divertido y que al €nalizar las comidas podéis hacer conjuntamente.

La primera visita al dentista debe realizarse ente los tres y cuatro años, donde nuestro odontopediatra revisará si todo va bien, si el cepillado es correcto, si la evolución del desarrollo dental sigue su curso normal y que no haya otro tipo de problemas difíciles de detectar en casa, es mejor no esperar a que haya dolor porque suele ser más complicada la solución y más difícil tratar a nuestro pequeño paciente. Es mejor una primera visita divertida para que, si en un futuro llegamos a tener algún problema, vea una cara amiga.

 

Dentición y homeopatía

La dentición es el proceso de crecimiento y salida de los dientes a través de las encías, y constituye una fase normal del desarrollo del bebé.

Cuando empiece el proceso de dentición, el bebé empezará a presentar síntomas (babeo, encías inflamadas, molestia…) y comportamiento alterado (inquietud, irritabilidad, llanto, sueño irregular…). Para mejorar el estado del bebé podemos utilizar la homeopatía. La utilización de un preparado de diluciones homeopáticas tales como Belladona, Chamomilla, Ferrum phosphoricum,Hepar sulfuris y Pulsatilla conjugan propiedades analgésicas, antitérmicas y antiinflamatorias que calman los molestos síntomas que padece el bebé: salivación intensa, dolor de oídos, irritabilidad, sueño y apetencia alterados, febrícula, etc.

En los últimos años son muchas las mamás españolas que han probado y confían en la homeopatía para aliviar los problemas de dentición de sus bebés.

CONSEJO

Los productos de este tipo son complejos homeopáticos que ya incorporan todas las cepas conjuntamente. Los comprimidos se pueden disolver en el biberón de agua para que el bebé vaya bebiendo.

 

 

Compartir Follow HomeopatiaViva on Twitter

 

Ediciones Semanticas, S.L. · Ripolles, 60 · 43008 Tarragona
GPI Software - Internet & Web Solutions

Distributed by: TAEMSA