El cólico del lactante

MI BEBÉ LLORA MUCHO... ¿ES UN CÓLICO?

No es una simple pregunta, es un grito de socorro que tiene angustiados y en vilo a muchos padres primerizos o con experiencia, porque cada bebé es un mundo y todos los hijos no son iguales. Para poder calmar a tu chiquitín necesitas lo primero de todo saber qué le pasa y por qué llora. Tu bebé puede llorar por hambre, cansancio, susto, falta de contacto, temperatura y dolor. Y como es tan pequeñito no te lo puede explicar, por lo tanto tendrás que agudizar tus dotes de observación. A medida que vayas conociendo a tu peque comprenderás lo que necesita.

¿QUÉ ES EL CÓLICO DEL LACTANTE?

El cólico del lactante es un fuerte malestar que va y viene, aparece y desaparece y sobretodo deja agotado al bebé de tanto llorar y a los padres impotentes por no saber qué hacer, aunque raras veces son graves. Suelen aparecer después de las tomas, en las tres primeras semanas de vida y mejoran a partir de la sexta semana, para finalmente esfumarse entre los tres y los cuatro meses. El estado es inofensivo, porque los bebés que sufren cólicos son sanos y se desarrollan bien, pero es una situación que pocos padres controlan. Sólo la calma, la previsión y los medicamentos homeopáticos, que alivien los síntomas y desarrollen las vías de defensa en el organismo del pequeñín, pueden cambiar esta turbulenta situación.

¿QUÉ LE PASA A MI BEBÉ?

Tu bebé padece un cólico si a última hora de la tarde o por la noche se pone muy rojo y llora intensa y desconsoladamente. Aprieta con fuerza los puños y su cuerpecito se encoge en una bola, doblando las piernas hacia el abdomen. Tú puedes anticiparte a las crisis de tu pequeñín, creando un entorno apacible y utilizando medicamentos homeopáticos eficaces y totalmente seguros, que alivien sus dolencias.

¿POR QUÉ APARECEN?

Se han propuesto todo tipo de causas posibles como exceso o falta de alimentación, gases en el intestino, tipo de lactancia, tomar al bebé mucho en brazos o muy poco, indigestión o tensión. Todo es pura especulación, porque hasta el momento el origen de su aparición sigue siendo desconocido, aunque su curación o al menos su alivio está en tus manos. Tu pediatra y farmacéutico te pueden aconsejar productos naturales con propiedades analgésicas y relajantes, que contengan principios activos como la manzanilla, el hinojo, la momordica balsámica y la tila, entre otros.

¿QUÉ HAGO PARA CALMARA MI CHIQUITÍN?

* Trata de que haya calma y  silencio en la casa, sobretodo al atardecer.
* Ármate de paciencia y consuela a tu pequeñín, pero no esperes que responda con facilidad.
* Realiza con tu bebé una actividad rítmica, como acunarlo, balancearlo, sacarlo a dar una vuelta en coche o tumbarlo encima de tu regazo, mientras le das suaves palmadas rítmicas en la espalda.
* Puedes dar a tu bebé antes de cada lactación unos gránulos a base de principios activos naturales, que ayuden a expulsar los gases y calmen los síntomas del cólico del lactante

¿CÓMO ADMINISTRO LOS GRÁNULOS A MI BEBÉ?

Puedes poner cinco gránulos directamente en la boca de tu bebé o diluirlos en su biberón con 2 ó 3 mililitros de agua mineral (4 cucharadas soperas). El mejor momento es quince o veinte minutos antes de cada toma. Naturalmente, si no cesan los cólicos debes comentárselo a tu médico, pues quizás tu pequeño padezca otra afección.

¿CUÁNDO DEBO ACUDIR AL PEDIATRA?

• Si el llanto se acompaña con fiebre y/o con vómito.
• Si el llanto de tu bebé cambia bruscamente.
• Si hay diarrea o heces sanguinolentas.

 
 

Compartir Follow HomeopatiaViva on Twitter

 

Ediciones Semanticas, S.L. · Ripolles, 60 · 43008 Tarragona
GPI Software - Internet & Web Solutions

Distributed by: TAEMSA